Amazing

Nov 28

Ya sabemos que la maniobra de Go-Around es una técnica utilizada para abortar el aterrizaje si el piloto considera que no es seguro continuar con el mismo debido a cualquier contingencia, como windshear, rachas de viento cruzado, problemas con el tren de aterrizaje, etc…

Normalmente un go-around se inicia lo antes posible; tan pronto como se detectan las condiciones que lo hacen aconsejable, se recomienda establecer la actitud de ascenso, aplicar potencia de go-around (TO-GA) y progresivamente pero sin dilación retraer flap para “limpiar” aerodinámicamente el avión y establecer una configuración más parecida a la de despegue.

Sin embargo, hay veces que un Go-Around se puede iniciar incluso una vez que ya el avión ha aterrizado, es decir con el avión en carrera posado en el suelo

En ese caso, podemos preguntarnos ¿para qué? ¿no está el avión ya en el suelo? ¿no es lo qué queríamos? ¿por qué volver al aire en medio de una tormenta?

Lo primero es darse cuenta que el aterrizaje no termina con el avión posado en el suelo, sino con el avión detenido, o próximo a una velocidad de rodaje, dentro de la superficie de la pista. Si terminamos con el avión en el barro, roto a trozos porque nos hemos salido de pista, eso no cuenta como aterrizaje sino como accidente.

Por ello, si el piloto considera que debido al viento cruzado o contaminación de pista puede tener dificultades para mantener el control direccional una vez en el suelo, y el avión dentro de las lineas, la mejor opción es aplicar gases y volverse al aire donde todo es mucho más fácil.

El primero que lo hizo acabó inventando el Touch & Go-Around (Touch & Go + Go-Around)…

About the Author

Joan de Batlle

Piloto #aerotrastornado y administrador del blog. Hago otras cosas, pero siempre con ganas de volar...

Leave a Comment

Copyright © 2007-2014 - Landingshort.com