Mishaps

IMG_0153.JPG
Oct 25

Si un fallo de motor en un avión siempre es una experiencia muy complicada, que te ocurra volando a pocos metros del suelo y a más de 400 mph en un avión tan exigente como un P-51 Mustang, exige al piloto tener una capacidad de reacción casi sobrehumana para sobreponerse al chute de adrenalina y ejecutar una maniobra que debe ser perfecta si uno quiere sobrevivir.

Por suerte para el piloto de las Reno Air Races Thom Richard, el entrenamiento y las incontables horas a bordo del avión no le abandonaron en el momento en que el motor de su Precious Metal se paró en seco volando a más de 700 kilómetros por hora a tan sólo unas decenas de metros sobre el desierto.

Aunque el soporte de la cámara se tumba debido a la gran fuerza que soporta, alcanzamos a ver cómo Thom realiza una “S” con virajes de 90° para perder aún más velocidad y conseguir frenar el avión para llegar con la energía adecuada sobre el umbral de pista.

Al final, un percance sin consecuencias y que se saldó con un cambio de carburador en el motor Griffon, para volver a volar al cabo de tan sólo un par de días…

Bestial, ¿no?

About the Author

Joan de Batlle

Piloto #aerotrastornado y administrador del blog. Hago otras cosas, pero siempre con ganas de volar...

1 Comment

  • alfreh October 27, 2014 Reply

    Brutal el video!!! … Gracias por seguir aquí deleitándonos con estas joyas!!!

Leave a Comment

Copyright © 2007-2014 - Landingshort.com