How-to

atencion-cizalladura
Mar 26

El windshear o cizalladura es un fenómeno que se caracteriza por un cambio rápido y muy fuerte en la intensidad y/o dirección del viento en muy poco espacio.

Es un fenómeno muy local, es decir, se produce prácticamente sin aviso y en muy pocos metros, provocando a su vez cambios importantes en las performances y comportamiento del avión en vuelo. Normalmente va asociado a fenómenos tormentosos (como el famoso “reventón” o downdraft) o situaciones de viento racheado fuerte que son tanto más peligrosas cuanto más cercanas a la cabecera de la pista, ya que el avión está más cercano al suelo y dispone de menos tiempo (y altura que perder) para recuperarse de la situación.

Podemos imaginarnos su peligrosidad (por ejemplo, en el caso de la cizalladura horizontal) si visualizamos un avión que en corta final va volando dentro una masa de aire ascendente. En este caso, el piloto sitúa al avión en una actitud de “morro bajo” para compensar dicha tendencia ascendente y seguir bajando hacia la pista. De repente, el avión cruza la linea de cizalladura y se encuentra dentro de una nueva masa de aire esta vez con una fuerte corriente descendente, que se suma a la propia tendencia del avión… sin tiempo ni energía para reaccionar, en el peor de los casos, el resultado es previsible.

De la misma manera, un avión que pasa de tener una fuerte componente de viento en cara a viento calma, o incluso viento en cola, a medida que desciende a través de masas de aire apiladas como “capas” en una cizalladura vertical, sufriría un descenso en su velocidad indicada (relativa al aire) que podría llevarle incluso a entrar en situación de pérdida aerodinámica.

En este video podemos apreciar perfectamente el efecto de la cizalladura en este Dash-8 Q400 en aproximación final al Aeropuerto de Flores (FLW/LPFL).

En un primer momento, vemos al avión que parece en una senda de descenso estabilizada, con un fuerte ángulo de corrección de deriva para el viento, que viene de su izquierda, pero descendiendo hacia la pista con una velocidad y senda que parecen constantes.

De repente, vemos como el avión sufre el efecto de la cizalladura y literalmente pierde sustentación y se desploma al desaparecer (o quizás cambiar sustancialmente de dirección) la componente de viento debida a la racha.

La rápida reacción del piloto levantando el morro, dando potencia para recuperar velocidad y eliminando la corrección de deriva (con una cierta oscilación inducida) le evitan tomar con la rueda de morro y permiten recuperar el control y posar el avión sin más contratiempo que el “meneo” para los pasajeros…

Lo que no sabemos es si hubo que lamentar bajas entre la ropa interior de la tripulación!

About the Author

Joan de Batlle

Piloto #aerotrastornado y administrador del blog. Hago otras cosas, pero siempre con ganas de volar...

1 Comment

Leave a Comment

Copyright © 2007-2014 - Landingshort.com