Military

Apr 15

El Boeing B-52 Stratofortress (más conocido como BUFF, Big Ugly Fat Fellow, o Flying Fucker, como prefiráis) es uno de los aviones más antiguos que tiene aún en servicio la Fuerza Aérea Americana.

Diseñado en la década de los 40 y con las primeras unidades construidas durante los cincuenta, los innumerables programas de modernización que ha sufrido mantienen aún al B-52 como un importante pilar de la fuerza de disuasión nuclear de la USAF tras 60 años en servicio y con su participación en innumerables conflictos bélicos.

De hecho, si se llevan a cabo las actualizaciones propuestas para los próximos años en la flota de 85 aviones disponibles (todos de la serie B-52H, y el más moderno de ellos fabricado en 1962), se prevé que pueda continuar en servicio hasta más allá de 2040, lo que sin duda sería un hito de la aeronáutica al ser el primer programa de aviación casi “centenario” y aún en vuelo.

Sus ocho motores turbofan Pratt & Whitney TF33 con un empuje unitario de 17.000 lbs le proporcionan un MTOW de unas 220 Ton, lo que junto con la capacidad de reabastecimiento en vuelo es suficiente para garantizar la “entrega” de su mercancía (ya sea nuclear o convencional) en cualquier parte del mundo y en cualquier momento con un coste de operación relativamente bajo, lo que explica por qué en la era del B-1B y el B-2, este avión sigue formando la espina dorsal de la capacidad de bombardeo estratégico americana.

Esto es así hasta tal punto que, durante la actual escalada pre-bélica en Corea del Norte, los B-52H de la USAF han tomado parte en las últimas semanas en unos ejercicios de entrenamiento conjunto en Corea del Sur, lo que ha sido interpretado inequívocamente como una fuerte señal de advertencia al régimen norcoreano para que ponga fin a sus provocaciones.

Pues bien, hoy os traigo aquí un fantástico video de este “clásico” de la aviación para que veáis algunos detalles ocultos, como las cortinas antiradiación (usadas por los pilotos para evitar el fogonazo y disminuir las radiaciones en caso de una detonación nuclear), el puente inferior (llamada la battle station, donde se ubican los miembros de la tripulación responsables del armamento), e incluso, para alimentar aún más la leyenda de este avión, un GPS portátil Garmin 296 situado en el cockpit en un lugar de privilegio…

Si durante la primera guerra del Golfo se decía que sus pilotos eran los hijos ya crecidos de antiguos pilotos de B-52, ahora los actuales pilotos ya son nietos de los primeros… es decir, pilotos de tres generaciones han tomado los mandos de esta reliquia!

Y claro, tanto trajín tenía que dejarse notar en la tapicería y los acabados interiores…

Y, formando parte del bonus pack, aquí tenéis un bonito touch-and-go

Vía AIRBOYD.TV

About the Author

Joan de Batlle

Piloto #aerotrastornado y administrador del blog. Hago otras cosas, pero siempre con ganas de volar...

1 Comment

Leave a Comment

Copyright © 2007-2014 - Landingshort.com