Approach

Apr 08

Si hay un aeropuerto famoso por sus vientos cambiantes, fuerte turbulencia y cizalladura en aproximación final, ese es Funchal, el Aeropuerto de Madeira (FNC/LPMA). Junto con Gibraltar, Funchal pasa según algunos por liderar el podio de los aeropuertos más peligrosos de Europa.

Sea esto cierto o no, lo que es innegable es que este aeropuerto ofrece una perspectiva única en el mundo para ver en vivo y en directo aproximaciones no estabilizadas, go-arounds  y todo tipo de maniobras no estándar en corta final, debido a la influencia de los vientos predominantes y la particular ubicación geográfica entre el mar y la montaña que genera fuertes turbulencias en la zona de aproximación final.

La prueba de ello es que podemos encontrar en la red muchos videos como el que os traigo hoy (alguno de ellos ya los hemos visto antes aquí y aquí), en este caso de un aterrizaje “largo” de un 737-800 de Thomson Airways entrando por la cabecera 05.

Casi con toda seguridad, el piloto realiza la aproximación final a una velocidad superior a la nominal (Vref) para compensar una potencial pérdida debido a la rachas de viento y a la cizalladura en final. Esto le sitúa sobre el umbral con un exceso de energía que, al levantar suavemente el morro para iniciar la recogida (flare) devuelve el avión al aire antes de tocar el suelo, creando un efecto “globo” que le hace recorrer unos cientos de metros para finalmente caer con fuerza en una toma aparentemente bastante dura.

Si os fijáis en las marcas de pista, sobrevuela el umbral (las teclas del piano al inicio de la pista) y los números de la cabecera y, en lugar de aterrizar tras las marcas de inicio de la TDZ (las tres barras a lado y lado del centerline) o el Aiming Point (las dos marcas gordas), vemos como recorre en el aire las tres primeras marcas de distancia para aterrizar justo después de la penúltima.

Esto significa que antes de posar las ruedas sobre el asfalto, se ha comido más de 2.500 ft (750 m) del total de 9.110 ft (2.781 m) de LDA que tiene la pista.

¿Peligroso? si tenéis en cuenta que un 737-800 a su MLW (Maximum Landing Weight) de 146.300 lb requiere según Boeing una LDA de 5.805 ft en condiciones de pista seca y frenada normal, vemos que estamos dentro de lo requerido con casi 300 m de margen.

Sin embargo, ese número calculado por el fabricante incluye un margen de seguridad de x1,67 (es decir, se toma como referencia un 60% más de lo que realmente necesita) lo que quiere decir que en realidad es capaz de aterrizar normalmente en 3.485 ft, es decir, en poco más de 1 km (1.062 m).

Vaya, que no os asustéis, que aún le ha sobrado pista para flotar un poco más si quiere!

via @hhsantos

About the Author

Joan de Batlle

Piloto #aerotrastornado y administrador del blog. Hago otras cosas, pero siempre con ganas de volar...

4 Comments

  • Luis April 8, 2012 Reply

    Uhm ¿quién les habrá enseñado a aterrizar de esa forma? Quizá llevaban a un supervisor de globos en el transportín.

  • antonio April 9, 2012 Reply

    En este aterrizaje, da la impresión que el avión toca la pista, y luego rebotara .

  • Mguerreiro April 10, 2012 Reply

    Quien no ha hecho algún que otro globito…
    Le falta un chorrito de motor para que la segunda toma sea más suave…

  • AUTHOR

    jb April 10, 2012 Reply

    Ja, ja, Manuel, hubiera ido yo sentado a la derecha, le habría pegado un grito en la oreja que pa qué!!!

    GASGASGAS…!

    jeje

Leave a Comment

Copyright © 2007-2014 - Landingshort.com