Mishaps

Nov 02

Los accidentes causados por CFIT (Controlled Flight into Terrain), o sea, vuelo controlado contra el terreno, son una de las plagas que azotan el mundo de la aviación general, normalmente como consecuencia de una entrada previa en condiciones IMC (instrumentales) de un vuelo visual (VFR).

Según las estadísticas, en un 80% de todos los accidentes causados por CFIT se ven involucrados aviones de aviación general, con un resultado fatal en el 75% de los casos.

Generalmente se pueden distinguir dos grandes perfiles de accidentes tras la entrada inadvertida en IMC de un vuelo VFR, mostrando siempre unos trazos recurrentes:

  • Pérdida de control: la pérdida de la orientación espacial por parte del piloto tras entrar de forma inadvertida dentro de nubes. Desorientado, sin referencias visuales y sin entrenamiento en el vuelo por instrumentos, acaba perdiendo el control de la linea de vuelo y desembocando en una barrena hasta el suelo, o incluso en la pérdida de integridad estructural de la aeronave al maniobrar por encima de Vne.
  • Final súbito: el piloto se adentra inadvertidamente dentro de nubes sin seguir un plan de vuelo instrumental, normalmente tras intentar mantenerse en visual por debajo del techo de nubes hasta que el terreno creciente no le deja margen para mantenerse por debajo de la capa de nubes. El piloto intenta alcanzar una zona con techos más altos sin tener en cuenta el terreno que tiene por delante y acaba colisionando contra la montaña en una actitud de vuelo nivelado y a alta velocidad.

Es curioso que, pese a la brutal tasa de mortalidad que tienen este tipo de accidentes, algunos pilotos continúen jugando a esa lotería que significa meterse en condiciones IMC, cerca del suelo y sin seguir un plan de vuelo IFR, en el intento de sortear el mal tiempo y alcanzar su destino por la vía rápida.

Y es que por mucho que nos empeñemos, los aviones no tienen nada que hacer frente a las montañas, por lo que fiarnos de nuestra intuición (o incluso de un GPS con Terrain Map) para detectar los posibles obstáculos representa un riesgo demasiado grande para la salud.

Y si no, que se lo pregunten a los chicos del video que os traigo hoy, que han tenido la suerte de poder contar (y grabar en video) un ejemplo clásico de lo que os estamos explicando.

Todo se inicia cuando unos amigos se reúnen en un Beechcraft Bonanza para acompañar a uno de ellos que vuela en un Aero Vodochody L-39 Albatross. Ambos aviones vuelan en formación hacia una zona desértica, presumiblemente para hacer un “reportaje” de la excursión.

Para mantenerse en VFR, ambos aviones se meten en un valle y empiezan a recorrerlo justo por debajo del techo de nubes, en busca de un pasillo o “agujero” que les permita salir a una zona con mejor visibilidad.

Lo siguiente que ocurre es lo que dicen los libros: entrada inadvertida en IMC con la consiguiente pérdida de contacto visual con el otro avión y con el terreno.

En este caso, probablemente el piloto confió en su conocimiento del terreno (posiblemente hubiera volado repetidamente por la zona) y en un GPS de mano para continuar el vuelo dentro de IMC hasta el desierto, en el que esperaría encontrar mejores condiciones de techo y visibilidad.

Confiado, y creyendo saber dónde se encuentra, nuestro piloto sigue volando tranquilamente en esas condiciones hasta que aparecen de la nada unos arbustos en el parabrisas, a escasos metros a la derecha del avión, lo justo para arrancar la luz de navegación situada en la punta del plano y dejar algunas melladuras en el borde de ataque de ese lado.

Como veis, todos los ingredientes para acabar formando parte de las estadísticas están ahí, sólo que esta vez, y gracias a una suerte inmensa, el resultado fue de sólo un gran susto y unos pequeños rasguños, en contra de lo que hubiera resultado lógico.

Esto si que es estar vivo por centímetros

Vía: AvWeb

About the Author

Joan de Batlle

Piloto #aerotrastornado y administrador del blog. Hago otras cosas, pero siempre con ganas de volar...

6 Comments

  • Juanzo November 2, 2009 Reply

    Redios, con perdón. El pelo de un calvo les ha faltado.

    Aun recuerdo la simulación en algún MFS (desgraciadamente no soy piloto aunque lo mismo en el futuro me lo propongo en serio…) de pérdida de presurización de cabina con masa de nubes a baja altura y terreno elevado. Lo pasaba realmente mal intentando no estamparme contra el suelo en un descenso a contrarreloj. No se, me parece que no me atrevería a volar en esas condiciones.

  • EC-JPR November 2, 2009 Reply

    Por eso se dice: “En caso de duda, asciende: nadie ha chocado aún contra el cielo”. Sin embargo, el caso que comentas es típico: uno entra en un valle con la confianza de que mejore, pero el suelo va ascendiendo, las paredes se van estrechando, y llega un punto en el que el motor no nos deja subir y no tenemos anchura para virar. O el VFR-on-top, que es muy bonito, pero que si no encuentras un agujero para bajar estás jodido.
    Por eso, aunque cueste su dinero, me parece que una habilitación (e instrumentación) IFR puede salvarte la vida…

  • Billy November 2, 2009 Reply

    :O Como dice EC-JPR una habilitacion IFR puede salvarte la vida, da bastante miedo el momento donde solamente ves blanco por las ventanillas

  • Mikel November 2, 2009 Reply

    Señor…Que no lo intente otra vez que su bolsa de suerte se vació en ese vuelo…

  • Alberto November 2, 2009 Reply

    Como soy porteño, mi expresion es: estos chabones seguro que rezaron la oracion del “para”

  • josemi November 5, 2009 Reply

    Estoy seguro que no les dio tiempo ni a hacerse caquita en los pantalones.

Leave a Comment

Copyright © 2007-2013 - Landingshort.com