How-to

Dec 27

Hoy en día, la tecnología empleada en la construcción de los motores turbofán de alto índice de derivación es tan avanzada y segura que, estadísticamente, la gran mayoría de los pilotos de transporte no tendrán que vivir en primera persona un fallo de motor en todo el transcurso de su vida profesional.

Aún así, incluso el motor más nuevo y tecnológicamente más avanzado puede fallar eventualmente, por lo que es un requerimiento indispensable que el entrenamiento recurrente de un piloto incluya los procedimientos para detectar, diagnosticar y reaccionar adecuadamente ante cualquier tipo de problema relacionado con la planta de potencia.

Lo primero que hay que saber es que el fallo o malfunción de un motor turbofán, si bien es una emergencia grave, en la mayoría de los casos no requiere de una acción inmediata. Las características de seguridad y las rigurosas pruebas de certificación que deben superar hacen que, incluso en el caso de un evento catastrófico de un motor, el avión pueda seguir volando y el piloto tenga el tiempo necesario para identificar el problema, diagnosticar correctamente la causa y sólo entonces tomar las medidas adecuadas.

En los casos menos graves, el motor tiene la capacidad de recuperarse sólo, sin intervención del piloto, o simplemente reduciendo la potencia. En otros casos, un motor dañado puede incluso continuar proporcionando un empuje vital en algunas fases de vuelo como el despegue.

Sin embargo, la mayoría de accidentes causados por este tipo de eventos se deben a que la tripulación, en su afán de tratar la emergencia, han olvidado otro aspecto aún más fundamental para la seguridad de vuelo: ante todo, estabilizar y mantener la trayectoria de vuelo

Por ello, el entrenamiento insiste en el hecho que lo primero es volar el avión, y sólo cuando el vuelo esté asegurado, tratar la emergencia. En este vídeo informativo distribuido por la FAA, dividido en tres capítulos podemos aprender en qué consisten, cómo identificar y cómo actuar ante diferentes tipos de emergencias, causadas por difentes motivos:

  • Fuego en el motor o en la salida de gases
  • Ingestión de objetos extraños (F.O.D., pájaros)
  • Vibraciones anómalas y daños internos graves
  • Pérdidas aerodinámicas del compresor
  • Cambios en el empuje producido  

No lo olvides: Fly the aircraft, not the engine… !

Parte I

Parte II

Parte III

About the Author

Joan de Batlle

Piloto #aerotrastornado y administrador del blog. Hago otras cosas, pero siempre con ganas de volar...

2 Comments

  • EC-JPR December 27, 2008 Reply

    No he terminado de verlo, pero me ha surgido una duda… ¿cómo se dice “engine torch” en español? Es que lo he leído mil veces (típico en los JT8D cuando no se hacía bien el motoring en el arranque), pero se me ha ido el nombre…

  • AUTHOR

    jb December 27, 2008 Reply

    je je, ni idea, ¿pero podría ser motorcha?
    :-P :-P

Leave a Comment

Copyright © 2007-2013 - Landingshort.com