Aerobatics

Jun 24

Eso es lo que le pasó a Steve Jones, durante la primera sesión de calificación para la Red Bull Air Race (RBAR), que se celebró en Detroit los pasados 31 de mayo y 1 de junio.

Hay que decir que las condiciones meteorológicas en que se estaban desarrollando los entrenamientos eran muy duras (y no vistas en ninguna otra carrera anteriormente), con vientos de hasta 34 nudos, hasta el punto que las dos siguientes sesiones de calificación tuvieron que ser suspendidas como medida de seguridad, después de múltiples golpes y roces de distintos pilotos contra los pilones.

Steve, que ya había recibido alguna penalización, seguramente fue víctima de la presión por conseguir un mejor resultado y cometió un error, ajustando más de la cuenta y perdiendo la referencia por unas milésimas de segundo, con el resultado que se puede ver en el video.

Podemos ver como el avión de Jones impacta de lleno en el pilón de aire, destrozándolo literalmente a unas 230 mph (unos 370 km/h) y a sólo 50 ft por encima del agua.

Inmediatamente después del impacto, y demostrando que se sabe de memoria el procedimiento de emergencia, vemos como el piloto nivela planos y pega un tirón para iniciar un rápido ascenso, intercambiando velocidad por altura, para reducir la velocidad a Vy (velocidad de mejor régimen de ascenso, o de máximo planeo) y conseguir la máxima altura, preparándose para un eventual fallo de motor o pérdida de potencia secundarios al impacto.

Impresionante… ¿Le harían pagar el coste de un pilón nuevo?

About the Author

Joan de Batlle

Piloto #aerotrastornado y administrador del blog. Hago otras cosas, pero siempre con ganas de volar...

Leave a Comment

Copyright © 2007-2014 - Landingshort.com