Mishaps

Jan 24

Mucho se ha escrito ya sobre el accidentado aterrizaje del vuelo BA038 procedente de Pekin, el Boeing 777 de British Airways que acabó tomando tierra 300 m antes del inicio de la pista, debido a la inexplicable parada de ambos motores a 600 ft y 2 millas de la cabecera 27L en Heathrow (LHR/EGLL).

Esto es, sin duda, un excelente ejemplo de lo que significa “landing short…” 

Aterrizaje de emergencia en LHR, Boeing 777 G-YMMM

Foto vía: Daily Mail 

Sin embargo, me ha llamado la atención el comentario publicado en Flight Level 390, titulado “Trading Airspeed for Distance” y del cual reproduzco un fragmento a continuación (disculpas por la traducción):

“Ocasionalmente, sueño con situaciones similares a la que les ha ocurrido a dos de los mejores pilotos de la Reina. Imagínate que estás en aproximación final y, por alguna razón inexplicable, ambos motores (los mejores que hay en este negocio) empiezan a perder revoluciones hasta detenerse.

No hay tiempo para avisar a nadie mientras el comandante toma el control de la situación. Los segundos son tan valiosos, que la tripulación únicamente puede leer rápido las listas de comprobación de emergencia y desear que algo obvio aparezca en ellas.

Nada, lo único que te queda es retomar tus habilidades de vuelo más básicas… Cambiar velocidad por distancia, liberar la turbina de aire RAM, poner en marcha el APU en un intento desesperado de re-arrancar al menos un motor.

En este momento, tus pensamientos son rápidos y cristalinos, y la parte más primitiva de tu mente confirma el mayor temor de todo piloto de línea; no vas a conseguirlo. La pista está demasiado lejos, y la velocidad del aire decae inexorablemente a medida que el morro sube, y sube.

Normalmente, me despierto justo antes del impacto, con el corazón acelerado, sudor frio en la piel y soltando algún que otro improperio.

Estoy bastante seguro que la tripulación británica se habrá preguntado, “¿está esto ocurriendo realmente?, ¿cómo puede ser?, ¿se pueden detener ambos motores en un triple siete?…”

Aparentemente, sí…”

Aunque el adagio aeronáutico más común habla de intercambiar velocidad por altura, en este caso el cambio de velocidad por distancia es toda una gran lección

About the Author

Joan de Batlle

Piloto #aerotrastornado y administrador del blog. Hago otras cosas, pero siempre con ganas de volar...

Leave a Comment

Copyright © 2007-2014 - Landingshort.com